Seis mitos sobre los cruceros fluviales

Los cruceros fluviales se han posicionado como una alternativa más que potente frente a los cruceros marítimos. Especialmente en épocas en las que disponemos de varias semanas de vacaciones, como en Semana Santa o Navidad, es una de las opciones por las que cada vez se decantan más personas.

 

1- Me han dicho que un crucero fluvial es solo para gente mayor…

Pese a que históricamente, disfrutar de un crucero fluvial estaba muy relacionado con las personas de avanzada edad, esto es falso.

Partimos sabiendo que los cruceros fluviales siempre han sido una forma cómoda y tranquila de visitar los destinos. Por otro lado, mientras que en España es algo novedoso, en países como Francia o Alemania están más desarrollados, en parte debido a que las personas de cierta edad con poder adquisitivo ligeramente superior a España o a algunos países latinos, llevan años probándolos. Es por estas razones por las que históricamente este tipo de viaje ha sido más demandado por este público.

Actualmente ha cambiado y ya no es así debido a aspectos como:

  • Popularización de los cruceros fluviales: Los precios han bajado y así nos podemos encontrar por ejemplo un crucero fluvial de Semana Santa por Holanda desde 469 €, o una escapada a París de 4 días desde 380 €. Esto ha atraído a mucha gente que antes no podía permitirse estos viajes y que normalmente es más joven.
  • Gran diversidad de producto: por el lado contrario, encontramos que los fluviales ya no son solo los cruceros por el Rin, Danubio, Sena, sino que también podemos encontrar alternativas como Crucero – Safari por África o un Crucero por el Mekong desde Vietnam a Camboya.
  • Mejora en comunicación y distribución: Ahora podemos encontrar este tipo de viaje en más canales de distribución compitiendo con los circuitos o con otros tipos de viajes. Cada vez más agencias se han subido a esta tendencia. Sin embargo, miCruceroFluvial se ha especializado en estos cruceros para ofrecer entre otras cosas, consejos y cruceros con buenos precios y calidad. Recibimos diariamente peticiones de clientes de todas las edades, nacionalidades y condiciones sociales.

 

2- Me han dicho que la animación en los cruceros fluviales no es muy “animada”…

Nos encontramos muchas veces con que nuestros clientes nos preguntan a propósito de la animación en los cruceros fluviales. Les han dicho, han oído, les han contado que no hay mucha animación a bordo…

Lo que pasa en realidad es que cuando preguntamos por la animación a bordo, esperamos que esta sea como la de los cruceros marítimos y, si quién nos informa no está bien informado, intentará “explicarnos” que… bueno, no es muy “animada”que es “más seria”, más “tranquila”… Y claro, ¿qué entendemos por una animación “seria” y “tranquila”?

En mi Crucero Fluvial decimos muchas veces que los cruceros marítimos y fluviales no son comparables por varios motivos y la animación es una de ellas.

Lo importante es entender que la animación del crucero fluvial está fuera del barco, con esto queremos decir que, si estamos a bordo de un barco amarrado en el centro de Paris, lo más normal es que estemos disfrutando de la ciudad, visitando lugares míticos como el Moulin Rouge, la Tour Eiffel, o paseando por los Campos Elíseos. Los fluviales navegan pocas veces por la noche, tiempo que suelen gastar amarrados en ciudades para darte la oportunidad de hacer turismo.

cruceros fluviales, Seis mitos sobre los cruceros fluviales

Con esto no queremos decir que en un crucero fluvial no haya animación, simplemente que lo fundamental del fluvial es que el cliente pueda ver los destinos y no esté a bordo del barco. Los barcos fluviales normalmente están muy bien situados, nos permite bajar para explorar la ciudad como si estuviéramos alojados en un hotel.

Por último, la animación en un fluvial no es el motivo principal de la compra, o no lo debería ser, ya que lo más importante de un fluvial es enseñar los destinos desde otro ángulo, descubrir otra forma de viajar, y no que el cliente se quede a bordo.

En los marítimos, y esto no es una crítica ni mucho menos, la animación es muy necesaria porque muchas veces las escalas son cortas y se pasa mucho tiempo navegando sin ningún sitio donde bajar. Además, son muchísimo más grandes y la finalidad del viaje no es solo el destino, sino que muchas veces es el barco en sí y todos los servicios que ofrecen estos, cosa que no suele pasar en los cruceros fluviales, en los que la función del barco es de ofrecer alojamiento.

 

3- En los barcos me mareo

Los cruceros fluviales se mueven por los ríos que están controlados por esclusas. Esto les da una enorme estabilidad y este problema del mareo básicamente no existe. Es muy raro marearse en un fluvial.

 

4- Los barcos son pequeños… Y ¿los camarotes inferiores están debajo del agua? ¡Qué claustrofobia!

Una de las preocupaciones más comunes a la hora de emprender un crucero, es lo relacionado con la claustrofobia. No obstante, es importante que tengas en cuenta que en ningún momento vas a sentirte encerrado, debido al tamaño con el que cuentan la mayoría de los barcos.

No nos gusta decir que los barcos fluviales son barcos pequeños porque esto sería compararlos con sus hermanos mayores los cruceros marítimos. Es mucho más correcto decir que tiene tamaño de hotel, uno de entre 55 y 90 habitaciones en el centro de la ciudad. Esto es mucho más adecuado para darnos cuenta del tamaño y evitar la incorrecta comparación con los marítimos que nos llevará a pensar que son “pequeños”.

cruceros fluviales, Seis mitos sobre los cruceros fluviales

Los camarotes de la mayoría de los barcos parten de 13 o 14 m2 y llegan hasta los 18 o 20 m2 en camarotes estándar.

Nos ofrecen áreas comunes muy amplias (restaurantes, salón, biblioteca, …), sobre todo los barcos de 5*****.

cruceros fluviales, Seis mitos sobre los cruceros fluviales

Por último, los camarotes de puente inferior están siempre por encima de la línea de flotación del barco y además no suele haber camarotes interiores sin ventana.

cruceros fluviales, Seis mitos sobre los cruceros fluviales

En esta foto se puede ver un camarote inferior del barco. Fijémonos en la amplia ventana y que está por encima del agua, aunque esto varía en cada naviera. Recomendamos consultarnos en cada caso cuando tramites la reserva en miCruceroFluvia.com.

 

5- El crucero fluvial es caro…

En cuanto a precios, todo es siempre muy subjetivo y no podemos decir si los fluviales son caros o baratos. Lo que si que podemos decir objetivamente es que se suelen vender casi a precio final, es decir que el precio por el que se publicitan es muy parecido al precio por el que al final se venden. No hay que añadir muchos extras, por lo que, si estamos comparando precios con por ejemplo un crucero marítimo que es el caso que más se nos da, primero habrá que añadir a ambos (al fluvial y al marítimo) la tasas (por ejemplo, CroisiEurope las lleva incluidas), las propinas, que en general en los fluviales no son obligatorias, el paquete de bebidas y otras cosas como Wi-Fi, vuelos, etc.

De lo que estamos convencidos es que al final, el precio es mucho más similar de lo que nos imaginamos.

Recomendamos estar atento a novedades de ofertas y nuevos cruceros que surgen todas las temporadas.

 

6- Tengo la idea de que los barcos fluviales son viejos

Hay barcos de todo tipo, como en todo. Los hay más antiguos pero es cierto que la tendencia es que las flotas de las grandes compañías se vayan renovado. Hoy en día, muchos de los barcos son muy nuevos. Echa un vistazo a la gran cantidad de barcos disponibles y saca tus conclusiones.

Con todo esto, en mi Crucero Fluvial tenemos una de las mayores selecciones de cruceros fluviales online y a verdaderos especialistas que sabrán orientarte al crucero que necesites. Cuéntanos tus dudas o cualquier cosa que te intranquilice a propósito de los fluviales: te ayudaremos sin compromiso.

 

¿A qué espera para reservar tus próximas vacaciones con miCruceroFluvial?

Deja un comentario