¿Hay animación a bordo de un crucero fluvial?

La animación en los cruceros fluviales es un tema que crea mucha controversia y que por lo general no se explica bien a los viajeros. Sin embargo, es un punto fundamental a la hora de reservar un crucero fluvial. El viajero debe saber lo que se va a encontrar a bordo, ya que una información incorrecta puede dar lugar a que el pasajero esté descontento.

Existe la idea general de que en los cruceros fluviales no hay animación, o que la animación es muy pobre. Vamos a intentar explicar algunos de los puntos que nos darán luz sobre este tema.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el objetivo fundamental de un crucero fluvial es enseñar en destino, y no entretener al viajero a bordo del barco, este tipo de animaciones es más típica de los cruceros marítimos, y es aquí donde se crea el primer punto de confusión a partir de la comparación. Muchas veces el viajero espera encontrar a bordo de un fluvial la animación de un marítimo… pero en “pequeñito”…. Grave error ????.

Si imaginamos que estamos haciendo un crucero por el Sena, por ejemplo, y estamos atracados durante una o dos noches en el muelle del centro de la ciudad de París, tenemos que plantearnos si vamos a estar descubriendo la ciudad día y noche o por el contrario vamos a permanecer encerrados con los animadores en el barco. Evidentemente, estaremos en la ciudad y es que es importante darse cuenta de que la animación en un crucero fluvial está más fuera que dentro del barco.

El segundo punto es darse cuenta de que un crucero fluvial es más parecido a un hotel que a un crucero marítimo por su tamaño y por la función que tiene el barco. Por ello lo que hará es facilitar que el viajero esté en el centro de cada ciudad para que pueda salir y entrar cuando lo desee pues no hay horarios cuando está atracado. No será un centro de ocio tipo parque de atracciones porque no hace falta. Además, tampoco lo permitiría su tamaño. En un fluvial no caben 3 discotecas, 5 bares y varias tiendas de ropa o souvenirs, pero es que tampoco son necesarios, porque hace función de hotel y es posible bajar del barco e ir a dichos lugares en plena ciudad sumergiéndose en la cultura del país.

Animación

Entonces, ¿hay o no animación en un crucero fluvial?

Claro que sí, ¡por supuesto!, pero debemos entender que la animación a bordo no es el motivo fundamental de hacer un crucero fluvial sino un complemento al crucero. La animación consiste en juegos diversos, concursos de bailes, charlas sobre los destinos que se visitan, gimnasia a bordo, etc. Depende de cada naviera. Encontraremos animación cuando se vuelve al barco tras las excursiones o cuando las navegaciones son largas, aunque la mayoría de las veces la navegación es tan atractiva que es preferible estar en la cubierta sol disfrutando las vistas más que permanecer en el salón haciendo juegos.

En resumen, la verdadera animación del crucero fluvial es el destino que se visita, que al fin y al cabo es el objetivo fundamental del mismo. ¿Te animas a probar? Contáctanos. 

Deja un comentario